Dolores Patrimonio Cultural: una invitación a estimular la memoria colectiva en la virtualidad

por Giselle Perrone

Celebración del centenario de la muerte del Gral.San Martín s/f

El potencial de la interacción en diversos espacios virtuales para fortalecer los valores tangibles e intangibles del patrimonio cultural puede tener implicaciones significativas en lo que refiere a la  recolección, exhibición y trabajo con las comunidades. En los últimos años, sobre todo desde los comienzos de la pandemia originada por el COVID-19, se ha demostrado que no basta con conservar sólo el patrimonio cultural material para estimular nuestra memoria y cultura colectivas: es esencial incluir herramientas digitales que permitan revelar y conservar la dimensión social de lo cultural.

Hace siete años se formó el espacio virtual Dolores Patrimonio Cultural en la red social Facebook y hoy esta página se ha convertido en un lugar de encuentro de aquell@s ciudadan@s que disfrutamos y nos interesamos por el conocimiento, la reflexión y la comprensión del papel de nuestro patrimonio cultural y natural en nuestras vidas. Poco a poco se fueron sumando participantes que reúnen, recuperan y comparten valiosa documentación e información para que las y los dolorenses podamos conocer y valorar nuestros paisajes urbanos y rurales, como así también nuestro patrimonio intangible, parte fundamental de nuestra identidad.

Dolores Patrimonio Cultural es una invitación a viajar por el tiempo y a cuestionarnos como ciudadanas y ciudadanos si estamos ejerciendo nuestro derecho a la cultura, derecho irrenunciable que debe ser promovido y garantizado por el estado en todos sus niveles (municipal, provincial y nacional) ya que el derecho a la cultura está consignado a nivel universal en el artículo 27 de la Declaración Universal de Derechos Humanos que estipula que “Toda persona tiene derecho a tomar parte libremente en la vida cultural de la comunidad, a gozar de las artes y a participar en el progreso científico y en los beneficios que de él resulten.”

Revista Fray Mocho. Nro.93 . Año 1914

 

Mónica Calvella, una asidua participante del grupo, al ser consultada sobre que siente en relación a Dolores Patrimonio Cultural, expresó: “Siempre me fascinó la historia, encontrar las causas y conocer testimonios, en especial de la historia menuda. Tengo algunos elementos que me permiten abrir ventanas de investigación o curiosear, sin pretensiones de rigurosidad, pero ilustrando o completando mis conocimientos. Verdaderamente el forzoso encierro me terminó acercando a diversos grupos virtuales. Entre ellos por ejemplo Dolores Patrimonio Cultural. En ellos he alimentado mis intereses, he intercambiado datos, y he enriquecido mi tiempo y mis relaciones humanas. La memoria de los mayores, como es mi caso, permite por testimonio complementar datos muy domésticos pero que hacen al color local, exponen una idiosincrasia y descubren una raíz filosófica y hasta sociológica que, pará aquellos a quienes esto le interesa, identifica a la comunidad. En concreto, es una fuente inagotable de propuestas de investigación. Al menos para los curiosos como yo.”