Foto de Pierre Châtel-Innocenti en Unsplash

UN VENTANUCO RESTANTE

por Simón Esain

Este trabajo recibió la segunda mención de la Convocatoria de Otoño de Revista Desde Acá, por parte del jurado compuesto por Silvina Vuckovic, Fabián Iriarte y Fabaian Livoff

 

 

1

¿están ahorcados?
¿están colgados de nudos en las ramas?
¿esperan que un vientito balancee sus cuerpos tipo bolsa?
¿por qué tienen ojos y bocas de ahorcados?
¿por qué no contestan saludos ni preguntitas?
¿por qué no se sacuden si les hago
cosquillas en la planta de los pies?

2

hay demasiados mundos en este mundo
hay uno por ejemplo
donde mi ex esposa fallecida
cruza la calle Crámer por Sarmiento
justo cuando yo vengo subiendo por ésta
como me acaba de pasar

porque no hay más mundo que éste
hay demasiados mundos en este mundo
¿demasiado haber es
mundo para este mío?

salgo al patio orino
junto a la planta de acelga
medianeras y paredones miran
nunca les ha importado qué hago
son el dedo eterno con que lo mundanal me toca
no siento que lo riego / compruebo
su diferencia irremediable
al poder del agua

3
atardece
me doy cuenta
de que mi huerta
también está hecha de esplendor

afuera llueve
o sea
sigue seco
el desierto

miro la Luna las estrellas
¡qué ganas de amarse
debe haber en el cielo!

 

 

Simón Esain. Nació en Maipú, en Agosto de 1945. Desde niño disfrutó de la lectura y la escritura. Recién de adulto concurrió a un taller literario y trató de escribir seriamente. Editó una revista artesanal, La Silla Tibia, desde 1989 y durante diez años. Formó parte del MAYA (movimiento de artistas y artesanos de Chascomús) y estuvo a cargo de su taller de escritura durante cinco años. Ha publicado los siguientes poemarios: Indignación de Noviembre; Mayo de 1989 o El humo;
Musa interventora; El momento de ahogarse; Tangos; Tangos-No tangos; Con/notaciones;
Tótem o La mirada de Ulysses; Stood up; Baladas; Cómo hablaba mi mamá. Conserva inéditos
numerosos poemarios y cuenteros.